gastos-que-arruinan-las-finanzas-personales

Algo que quizá ya hayas escuchado antes o ya pasó por tu mente al menos una ocasión, es que debes ahorrar. No importa cuán joven seas o qué tan poco ganes, hay que tener el dinero en orden. Si hasta hoy has vivido endeudado, en total desorden financiero y posponiendo tus ahorros, te aconsejo que no dejes pasar más tiempo, evita el gasto innecesario.

Recientemente, la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares en México reveló que el 34% se va en gastos de alimentos, bebidas y tabaco; el 19% en transporte y comunicaciones; y el 14% en educación y esparcimiento; todos servicios y productos que en sí mismos no son inversiones para el futuro. Por eso, presta atención a estos 5 gastos que aunque no lo creas impactan y arruinan tus finanzas personales.

cuida tus finanzas personales 1024x681 - 5 gastos que arruinan tus finanzas personales

Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2014, INEGI

  1. Haz cuentas y descubre cuánto se te va en gastos hormiga. Como cuando se te hace tarde y terminas pagando un taxi ($50), comprando tu café ($20) y tu desayuno ($40). Al final del día, la quincena y el mes, terminas gastando más que si te levantaras un poco más temprano para desayunar tranquilamente en casa y hasta poder caminar un poco al trabajo. Se entiende la idea ¿no?
  1. Cuando estás distraído y no prestas atención a las fechas y las condiciones de pago de los diferentes servicios que contratas, es muy fácil incurrir en multas, cargos extras, intereses moratorios altísimos, comisiones, etcétera. Evítate estos dolores de cabeza, ¡no olvides las fechas de pago!
  1. Compra inteligentemente, no gastes en cosas que no necesitas y que terminarás por no utilizar, como servicios de telefonía fija, televisión de paga y más que en realidad no aprovecharás porque el tiempo que al final pasas en casa es muy poco, por ejemplo. Lo mismo aplica para cositas que vez en las tiendas ¡y lo quieres tener ya! Pero de otra forma, ni pensarías en adquirirlo, esto es porque no lo necesitas. Sigue esta simple regla: “no lo necesito, no lo compro”. O en el peor de los casos, si eres compulsivo ni pasees por las tiendas, evita ir “de paseo al centro comercial”.
  1. Entiende la lógica de los descuentos. Muchas veces los comercios anuncian sus promociones como “meses sin intereses” o “3 x 2”, pero lo cierto es que pagar en abonos chiquitos no es un descuento ya que no te estarás ahorrándote nada y si en una de esas olvidas tus pagos, terminarás pagando más del costo real del producto. Y los 3 x 2 o 2 x 1 en ocasiones te hacen comprar de más de lo que necesitas, así que aunque exista un ahorro en el costo final, tú terminarás gastando en algo que quizá no hubieras comprado en otra situación.

Y ojo, porque los precios de las tiendas a veces son aumentados, para luego poder reflejar un pseudo-descuento. Infórmate bien sobre los costos promedio, haz comparativas y pide consejos a tus conocidos antes de tomar una decisión.

  1. Y por último, pero no por eso menos importante sino todo lo contrario, los aumentos de sueldo son una gran oportunidad de ahorro. No gastes ese dinero extra que no tenías contemplado, a fin que te las podías arreglar antes cuando no contabas con ello.

Ponte a pensar, quizá hay metas en tu vida que no has logrado porque no te alcanza el dinero. Y esto último es relativo, ¿recuerdas tus tiempos de estudiante? Bueno, así como podías arreglártelas en aquel entonces, igualmente deberás hacer rendir tu sueldo. Siempre habrá pretextos y oportunidades irrepetibles, pero si en verdad quieres ahorrar, ¡claro que se puede! No dejes pasar más tiempo, si aprendes a usar tu dinero y tienes orden con tus finanzas personales, también mejorará tu calidad de vida.