edad-para-comprar-seguro-de-vida

¿A qué edad debo adquirir un seguro de vida?

Pocas personas reparan en la importancia que tiene este servicio financiero, especialmente para los deudos que pueden ser beneficiados

Pensar en el futuro es algo que no todas las personas hacen, especialmente cuando se trata de imaginar el momento en que ya no estaremos en este mundo y nuestra vida se haya terminado.

Para algunos es escabroso pensar en este momento, pero otros lo ven como una oportunidad de seguir planeando incluso aunque ya no estén.

La importancia de adquirir un seguro radica en que representa beneficios para los deudos del familiar que lo contrata.

Por ejemplo, un esposo que fallezca antes de lo previsto puede asegurar que su esposa -y hasta hijos- reciban una suma de dinero que les sirva a ellos para cubrir necesidades de manera inmediata o utilizarla posteriormente.

Los hijos también pueden recurrir a un seguro de vida para ofrecer protección adicional a sus padres en caso de que haya un evento desafortunado.

Edad ideal

Aunque no existe información que especifique cuándo es el mejor momento para adquirir un seguro de vida, es viable establecer una edad ideal.

Algunas instituciones bancarias otorgan este servicio desde los 18 y hasta los 65 años, sin embargo, estas condiciones pueden no ser favorables para todos los solicitantes.

Cuando se es tan joven puede ocurrir que no haya seriedad con los montos a pagar y cuando se es mucho mayor es probable que los bancos sean exigentes con los pagos -al tener “menos años de vida” para acumular dinero, los montos a pagar podrían ser elevados”.

Por ello una edad factible es alrededor de los 30 años: para ese entonces es probable que ya se tenga una estabilidad financiera que permita hacer pagos sin afectar otros intereses y aún se es joven para que los montos a pagar no se vuelvan tan pesados.

Recomendación adicional: antes de adquirir uno de estos productos revisa todas las condiciones y particularidades y, sobre todo, compara tantas opciones como sea posible, y en verdad: no descartes la importancia de un seguro de vida.

Compartir