Un control de gastos se define como la estrategia financiera para tener una correcta administración de los recursos que se tienen. Para ello es necesario analizar las entradas y salidas de dinero, de esta manera tienes un panorama más amplio de lo que sucede económicamente y te da una proyección a futuro para las crisis que puedan suceder.

En términos contables, un gasto representa el aumento a la cuenta de un deudor, una salida o pérdida que se convierte en un flujo negativo para las finanzas personales o empresariales. Hay que tener en cuenta que hay salidas de dinero que no son un gasto, sino una inversión que nos dará ganancias a corto o largo plazo.

Llevar acabo un control de gastos te permite administrar el capital, además de verificar los gastos pendientes en un tiempo determinado, se recomienda que se realice mínimo cada mes para monitorear cada movimiento.

El no realizar este proceso, pone en riesgo la estabilidad económica de tu compañía, ya que no podrás conocer en que se gastan los recursos, lo no te permite detectar si existe alguna fuga de dinero. La realización de registros es parte fundamental para que sea una gestión exitosa.

Este procedimiento se puede realizar mediante algún formato electrónico o por medio de un rayado de diario, donde debemos de tener una estructura conformada por:

  • Es el dato que nos da la referencia sobre que se gastó.
  • Ingresar el día te permite monitorear tus entradas y salidas.
  • Es la suma de dinero que entra a tu empresa.
  • Debes de indicar la cantidad de dinero que sale de tu negocio.

Como podemos observar es muy sencillo llevar un control de gastos, desde un punto estratégico como empresario se debe de realizar, comprométete con tu negocio y dale un mayor énfasis a tus finanzas de esta manera tu economía estará bien controlada.