Mucha gente al oír la expresión: “tengo que ir al banco”, siente que un escalofrío recorre su espalda. Y es que, cada vez menos, pero antes ir al banco podía significar pasar horas formado en una eterna fila que parecía nunca avanzar, o estar sentado horas frente a un monitor que en teoría tendría que cambiar de número, pero se quedaba estancado en el mismo por minutos que se volvían horas y nunca llegaba nuestro turno. Además, ir al banco a hacer un pago de impuestos suma otros factores negativos a la ecuación, pues a quién le gusta tener que pagar impuestos.

Línea de captura 1 - Pagos de impuesto con línea de captura

Lo que muchas veces no consideramos es que ese pago de impuestos es parte de un gran engranaje que hace funcionar nuestra economía; obvio, todos habremos soñado alguna vez con evadir el pago de algún impuesto (aunque la próxima vez que tengamos esa fantasía habrá que recordar que varios mafiosos como Al Capone terminaron sus días en la cárcel no por todas sus maldades, sino por evasión de impuestos), pero éstos son una de las principales fuentes de ingresos para los gobiernos locales y nacional; al nosotros hacer nuestros pagos estamos contribuyendo a que los programas del gobierno tengan solvencia.

Para nuestra buena fortuna, vivimos ya en la segunda década del siglo xxi y hacer el pago de impuestos es mucho más fácil: basta crear una línea de captura e ir a pagarla, puede ser al banco o a algún otro comercio. La línea de captura es una clave de veinte números y letras que es única en cada caso, por lo cual, contiene la información exacta del pago que deseas realizar. Muchas veces tiene una vigencia de algunos días, pero puedes generar otra en caso de no pagarla. Hacerlo es muy fácil, por ejemplo, en el caso del predial, basta con entrar a la página de la Secretaría de Administración y Finanzas de la Ciudad de México y solicitar el formato múltiple de pago de la Tesorería. Para ello se pide el número de cuenta de predial (el cual aparece en las boletas de pago que reciben todos los propietarios de una vivienda) y se crea la línea de captura con el monto exacto a cubrir.

Una vez que tienes el archivo en formato pdf de la hoja con la línea de captura, que incluye a su vez un código de barras para que sea escaneado en el módulo de pago, imprímelo y acude a cualquier sucursal bancaria para realizar tu pago. Esto te ahorrará las largas filas y el tiempo de espera, además, puedes tener por seguro que no habrá ningún error al momento de hacer tu retribución, pues la línea de captura es única y exclusiva para esa cuenta de predial, o cualquier otro impuesto que quieras pagar por esta vía.

Otro caso muy común es para todas las personas físicas o morales que realizan su pago mensual de impuestos: la propia página del SAT les genera su línea de captura para que hagan la liquidación de sus impuestos en cualquier sucursal bancaria. Esto es sin duda un avance tecnológico que facilita todo tipo de pagos.