Muchas personas actualmente no son propietarios de los lugares donde residen, sino que mes con mes pagan la renta a un casero. Esta situación en un principio no parece un problema, la cuestión es al pasar los años, cuando la inversión destinada a la renta ya es considerable y parece ser dinero que escapa cada treinta días de nuestras manos hacia un barril sin fondo. Por supuesto, para gran parte de la población uno de los anhelos más grandes es poder adquirir un hogar, pero con los precios de los inmuebles parece en verdad un sueño imposible. Para ayudar a quienes se encuentran en esta situación, las entidades financieras tienen diversas opciones de contratos de hipoteca.

hipoteca - ¿Qué es un contrato de hipoteca?¿Cómo funciona una hipoteca? Una hipoteca es un contrato establecido entre dos personas o entidades donde uno de los involucrados le presta al otro para adquirir un bien y en caso de no cumplir con los pagos, el propio bien es el aval de garantía. ¿Qué quiere decir esto? Para ponerlo de una manera muy sencilla, el banco te presta dinero para comprar una casa y, en caso de no poder cubrir con las mensualidades, el banco se quedará como dueño del inmueble y podrá revenderlo para recuperar su costo. Quizá suene descabellado, pero es una de las mejores opciones para adquirir tu propia casa o departamento, sobre todo porque al hacer una revaloración te darás cuenta de que es un esquema muy parecido a pagar una renta, solamente que después de cierto tiempo, el sitio por el cual pagas será tuyo.

¿Qué se necesita para contratar una hipoteca? El primer factor para considerar es contar con un buen historial crediticio y un trabajo estable. Justamente estos dos factores son los primeros a revisar y sobre los cuales se podrá calcular el dinero del préstamo. También es muy importante saber que existen instituciones gubernamentales que funcionan para la compra de un inmueble, como el Infonavit, el Invi o el FOVISSSTE. En muchos casos se pueden sumar créditos de estas instituciones y de los bancos. De igual forma, si una pareja quiere adquirir un crédito hipotecario, pueden sumar los préstamos que se les otorguen a ambos. El historial crediticio, como con cualquier otro tipo de crédito, será un factor fundamental. Por supuesto, se hará una búsqueda de los interesados en el buró de crédito para poder extender el crédito.

Otro elemento que se debe tener en mente es el enganche, esto es, una primera cantidad que el comprador debe poseer para que el crédito sea extendible; entre mayor sea el porcentaje del enganche con que contemos, la hipoteca podrá ser de mensualidades más accesibles o por un tiempo menor.

Algunas personas se espantan al oír todos estos términos: hipoteca, buró de crédito, enganche… lo cierto es que los contratos de hipoteca son una de las formas más factibles y sencillas para adquirir una propiedad, durante muchísimos años ha sido la herramienta para que una gran cantidad de personas, tanto en México como en todo el mundo, puedan convertirse en dueños del lugar al cual llamar hogar.