Juan Carlos y Gonzalo son amigos desde que estudiaron juntos en la universidad. Ambos trabajan ahora en la misma empresa y sus salarios son muy similares. Los dos están casados y tienen hijos, por eso siguen compartiendo gran parte de sus vidas. Hace poco, Gonzalo y su familia realizaron un viaje de varios días a la playa, a un hotel todo incluido, unas merecidísimas vacaciones. Cuando Juan Carlos le preguntó el costo total del viaje casi se va de espaldas. “¿Cómo pudiste pagarlo?”. La respuesta de Gonzalo lo dejó boquiabierto: había ahorrado.

Ahorro de dinero - Algunos consejos para ahorrar

young cute woman saving with a piggy bank

Para Juan Carlos parecía casi imposible ahorrar. Llegaba sin problemas al fin de mes, pero no le alcanzaba para nada más. Su amigo le dio algunos buenos consejos, muy sencillos en realidad: hay que ser pacientes y constantes, ante todo. Un primer paso para ahorrar dinero es tener muy claro cuáles son nuestros gastos, mes con mes. Casi todos cubrimos pagos similares: rentas, servicios, gasolina, clases para los hijos, seguros… Hacer una lista con las cantidades exactas nos ayudará a conocer el área de oportunidad para realizar un ahorro.

Hay gastos que son por demás imperativos: no podemos quedarnos sin comida o sin gasolina para nuestro carro. Pero quizá podemos usar el carro menos y emplear en su lugar el transporte público y así, cargar menos gasolina. O podemos comer el fin de semana en casa en lugar de salir a un restaurante. Estas pequeñas acciones redituarán al final de mes en el ahorro. Existe un tipo de gastos, denominados “gastos hormiga”, que pasan por cosas pequeñas, pero al sumarlas todas al final de mes ya no son una cantidad tan insignificante. Gastar diario en comprar un café en la cafetería de la oficina, cinco días a la semana por todo un mes se convierte ya en una suma mayor que si nos compramos una cafetera y un termo y todos los días nos llevamos nuestro café. Quizá la inversión de la cafetera en principio parece descabellada, pero tras un par de meses notaremos la diferencia.

BBVA cuenta con una herramienta para apoyarte en tus objetivos de ahorro: Meta Ahorro, es sumamente sencilla, puedes iniciarla con la cantidad de 4,000 pesos y tú destinas la cantidad mensual que quieres abonar. Para ello, sólo debes tener una cuenta desde la cual realizar los cargos mensuales, el día que tu elijas para tal efecto. De igual manera, tú determinas tus objetivos a corto, mediano y largo plazo. Esto no quiere decir que ese dinero se vuelve inaccesible, puedes disponer de él en caso de ser necesario; aunque si cumples tus metas establecidas, esto se verá reflejado con un interés favorable en tu ahorro. Al ser un instrumento de apoyo a los clientes, no tiene ningún costo de comisión extra, así que si ya tienes tu cuenta en BBVA y te interesa ahorrar para lograr ciertos anhelos como un viaje, comprar un carro o quizá redecorar tu hogar, acércate a tu sucursal BBVA para que puedas iniciar tu meta de ahorro.