Las compras en línea llegaron hace varios años para hacer nuestra vida más fácil, cada vez es más sencillo comprar prácticamente cualquier cosa por internet, pero, por esa misma razón, el hacer este tipo de compras hace que gastemos dinero más fácilmente de lo que podrías pensar.

Cuando compras en una tienda física, tienes un poco más de conciencia de que tanto estás gastando. Tienes los productos en la mano o en el carrito y hace que tengas una idea más clara, sin embargo, al comprar por internet es fácil ir perdiendo la noción de todo lo que vamos agregando al carrito.

Hay diferentes maneras de mantener tus gastos en orden y tus finanzas al día, para eso, puedes ocupar diferentes aplicaciones que te ayuden a monitorear los gastos que haces, por ejemplo:

       Apps bancarias. El tener las aplicaciones de tu banco en tu celular es de gran ayuda, muchas de ellas te envían notificación cada que te llega dinero o cada que se hace un movimiento, así que es más fácil que tengas visibilidad de tu saldo.

       Apps organización financiera. Si eres de las personas que gasta y gasta y, después, no sabe en qué gasto tanto, una aplicación para organizar tus finanzas es lo mejor. Si no confías mucho en ellas, puedes usar aplicaciones como Excel para ir anotando todos tus gastos. 

Además de tener aplicaciones en tu celular que te permite ver cuánto estás gastando y en donde, otra de las cosas que puedes hacer para manejar tus compras en línea es no tener conectadas tus tarjetas en las páginas donde usualmente compras. Al tener que ingresar los datos de tu tarjeta te das un tiempo para recapitular sobre la compra que vas a hacer.

Comprar en línea es una gran manera de sacarte de muchas urgencias, sin embargo, recuerda que es un arma de dos filos. Utiliza todos los recursos que tengas para manejar tus finanzas y que tus compras no se salgan de control.